Kin

K   i   n

Para los mayas, un «Kin» es una unidad de medida de tiempo que forma parte del Tzolkin. El Tzolkin es un conteo de tiempo ritual y adivinatorio que consta de 260 días, y el «Kin» es la unidad más pequeña de tiempo en esta cuenta.

En el Tzolkin, cada uno de los 260 días tiene un nombre y un número, y se juntan para formar diferentes combinaciones de «Kines» que se repiten en un ciclo de 260 días. Los nombres de los «Kines» en el Tzolkin están compuestos por una combinación de 20 sellos solares y 13 tonos lunares, lo que da lugar a una gran variedad de combinaciones únicas.

Para los mayas, el «Kin» es más que una simple medida de tiempo. También se cree que tiene una carga energética y espiritual, y se considera que cada Kin tiene su propio significado y cualidades únicas. Los «Kines» son vistos como portadores de energías e influencias cósmicas, y que tienen una influencia en la vida cotidiana de las personas, así como en los rituales y ceremonias de la cultura maya.

En la cosmovisión maya, los «Kines» se utilizan para interpretar la influencia de los astros y los dioses en la vida cotidiana, para hacer predicciones y para determinar la auspiciosidad de determinadas actividades o eventos. También se utilizan en ceremonias rituales y en la adivinación, como herramientas para comprender la naturaleza cíclica del tiempo y la conexión entre el cosmos y la vida terrenal.

MahaYoga+Mallorca+Palma+Yoga+243

«Conocerte a ti mismo es el comienzo de toda sabiduría.»

— Aristóteles

Kin

Para los mayas, un «Kin» es una unidad de medida de tiempo que forma parte del Tzolkin. El Tzolkin es un conteo de tiempo ritual y adivinatorio que consta de 260 días, y el «Kin» es la unidad más pequeña de tiempo en esta cuenta.

En el Tzolkin, cada uno de los 260 días tiene un nombre y un número, y se juntan para formar diferentes combinaciones de «Kines» que se repiten en un ciclo de 260 días. Los nombres de los «Kines» en el Tzolkin están compuestos por una combinación de 20 sellos solares y 13 tonos lunares, lo que da lugar a una gran variedad de combinaciones únicas.

Para los mayas, el «Kin» es más que una simple medida de tiempo. También se cree que tiene una carga energética y espiritual, y se considera que cada Kin tiene su propio significado y cualidades únicas. Los «Kines» son vistos como portadores de energías e influencias cósmicas, y que tienen una influencia en la vida cotidiana de las personas, así como en los rituales y ceremonias de la cultura maya.

En la cosmovisión maya, los «Kines» se utilizan para interpretar la influencia de los astros y los dioses en la vida cotidiana, para hacer predicciones y para determinar la auspiciosidad de determinadas actividades o eventos. También se utilizan en ceremonias rituales y en la adivinación, como herramientas para comprender la naturaleza cíclica del tiempo y la conexión entre el cosmos y la vida terrenal.

«Conocerte a ti mismo es el comienzo de toda sabiduría.»

— Aristóteles